Como proteger nuestras verduras del ataque de los pájaros

Cuando tenemos una huerta, los pájaros pueden ser a la vez encantadores e indeseables, en función de las hortalizas cultivadas y de las especies de aves que nos visiten. Una pareja de gorriones picoteará algunos frutos, semillas recién sembradas e incluso las plantitas recién brotadas sino tomamos los recaudos pertinentes. Pero esa misma pareja llega a consumir en época de nidificación y de cría hasta 300 gusanos diarios, período en el que necesitan grandes dosis de proteínas para alimentar a su prole.

Las semillas recién sembradas necesitarán una protección extra ya que sus aceites son muy apreciados por los pájaros. Una solución es aislarlas por medio de una malla apoyada en la estructura de un túnel removible. En períodos de sequía es conveniente proteger también las hojas de lechugas y acelgas, muy apreciadas por gallinas, zorzales, palomas y aves salvajes.

Los pájaros tienen muy desarrollada la vista y el oído y como la mayoría de los que  “atacan” a la huerta son cazados por otros animales, también los espantan los movimientos sorpresivos e inesperados.  Los espantapájaros son un sistema clásico y bucólico en una huerta. Cintas brillantes, Cds y DVDs quemados, latitas, hilos, y todo elemento disponible que se mueva con el viento, brille y produzca un sonido, será efectivo por un tiempo. En las ramas de los árboles se pueden colgar espejos, botellitas y cualquier elemento que provoque destellos. Gatos “educados” que no utilicen la huerta como baño son el mejor espantapájaros para custodiar tomates y ajíes maduros, tan apreciados por los zorzales.

Para espantar loros y otros pájaros se comercializan unos balones inflables con un diseño que imita los ojos de las aves rapaces (“terror eyes”). Repitiendo este patrón de dibujo, también podremos pintarlo nosotros mismos usando materiales resistentes a la intemperie. Numerosas especies de polillas y mariposas tienen este diseño en sus alas para evitar ser atacadas por las aves.

Cualquiera sea el método elegido, es preferible su colocación antes de la siembra y de la maduración de los frutos ya que una vez que los pájaros hayan probado las “delicias” de la huerta, será más difícil su control.

Ultimas notas

Técnica en Floricultura y Jardinería, egresada de la Facultad de Agronomía de la UBA. Estudió Biología en la Universitat de Barcelona (España), dónde conoció las técnicas de cultivo ecológico.

Tags

top